18.11.2019

Hoy se cumple un mes de lucha en Chile. Un mes que ha sido devastador en muchas formas, pero que a la vez nos ha levantado como sociedad de una manera impensada.
Desde el día uno la demanda ha sido clara: Dignidad.
Se fragmenta en decenas de temáticas, que, basadas en un modelo sin alma que no ha sabido adaptarse al dinamismo de la vida, hoy se ven obsoletas y no están a la altura del país desarrollado que dicen que somos.
Todas y cada una de las demandas están interconectadas, como todo en el ciclo de la vida. Y aunque creo firmemente que niuna esta por sobre la otra, si me atrevo a decir que la urgencia que debe ponerse sobre el medio ambiente es crucial, porque sin un medio que albergue dignamente a la sociedad, las demás demandas no tendrán sustento. Mas pareciera que dentro de la agenda no hay prioridad.

Ha pasado ya un mes y a pesar de loextenuante que ha sido para la colectividad hoy somos un país distinto. Hoy entendemos de comunidad y buscamos formarla, porque ya comprendimos que este sistema autócrata busca todo lo contrario.
Hoy nos sabemos mestizos y luchamos contra ese patriotismo totalitario que unos pocos creen nos pueden imponer, derrocando simbólicamente a esos llamados conquistadores, que llegaron a destruir nuestras tierras y la cosmovisión indígena.
Hoy hablamos de autocuidado, contención y amor más que nunca antes, como arma letal contra el odio infundado que los que nos gobiernan quieren sembrar para separarnos.
Hoy sabemos que si levantamos a la economía local, no habrá escases ni desabastecimiento . Sabemos que las cadenas y las multinacionales nos roban y nos quieren dependientes del consumismo que necesitan para subsistir.
Hoy hablamos de política sin miedo, nos instruimos y educamos en cada conversación, porque comprendimos que el no hacerlo era esa técnica de manipulación que usaron por tantos años para mantenernos en la ignorancia y ponernos el pie encima.
Hoy decidimos que no vamos dejar la calle, hasta que la dignidad se haga costumbre, porque la Paz que tanto nos exigen para recuperar una normalidad que nunca más tendrán, solo se alcanzará cuando haya justicia.
Sigamos creando nuestra historia, con la mente abierta y el corazón despierto. Esta lucha, que hoy tenemos en nuestro país, no es aislada, se replica en muchísimos otros territorios al unísono, porque al fin logramos entender, como especie, que no podemos seguir subordinados a unos pocos que nada entienden de armonía universal y que si queremos permanecer, tenemos que hacerlo bajo nuevas reglas, en las que la dignidad, la equidad, la justicia y el amor primen, para todxs, para todo, como un ecosistema que funciona solo si nos entendemos parte de el.

Foto de Portada Andrés Figueroa (@andrewbrndwn), marcha Santiago 5 de Noviembre, 2019

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s