Mas allá de la caja

Por estos días me ha dado vueltas un tema que me gustaría exponer y es referente a qué es lo que realmente nos cuestionamos, desde la vereda de la sustentabilidad, al momento de tomar una decisión de consumo.

Cuestionarnos los empaques de los productos, por ejemplo, me parece perfecto. Podemos cuestionar y hasta exigir que estos sean reciclables o compostables, para poder gestionarlos, pero tambien podemos mirar más allá y preferir eviatarlos.

Un ejemplo: compro choclo congelado, y veo que el envase no es reciclable, entonces hago un llamado publico a la empresa para que lo haga reciclable. Pero por qué comprar choclo congelado en primera instancia. Puedo comprar choclo en temporada, degranarlo y guardar. Y ahi ya no hay empaque que gestionar, o puedo aprender a alimentarme acorde a los productos que las temporadas nos ofrecen.

Cuestionar que en Starbuks nos sirven el cafe en nuestro mug usando un vaso desechable, y reclamar por ello, me parece perfecto. Pero si te pasa una vez, entonces que sentido tiene seguir comprando una y otra vez en el mismo lugar? Si en ese lugar vemos que hay malas practicas, entonces cambiemos el lugar. Una cafeteria local probablemente no solo sabrá servirte tu café sin necesidad de usar un vaso desechable marcado, sino que ademas va a vender un producto de mucha mejor calidad, preparado en el momento, que posiblemente pueda ir acompañado de una conversación. Y no solo eso. Es muy probable que para venderte ese café, se utilicen muchisimos menos recursos que en Starbuks, que se generen muchos menos desechos tras bambalinas y que incluso hasta se gestionen. Y como si eso fuera poco, el café que compres estara aportando a una economia local, será el sustento de una persona que podrías hasta llegar a conocer y no sera dinero que vaya a una multinacional que se conoce mundialmente por sus malas prácticas laborales.

Cuestionar que las grandes cadenas de supermercados no quieren vendernos el queso en nuestros potes, me parece prefecto, hagamos el llamado de atención para que esto deje de ocurrir. Pero, y si mejor preferimos comprar el queso es ese negocio cerca de la casa? Seguro en ese lugar no habrá tanta burocracia. Y de paso podemos cuestionar el producto que estoy consumiendo. Si quiero comprar en mi pote, es porque en algún grado estoy sensibilizade con el problema de la basura. Entiendo que los plasticos están contaminado el mar y que los desechos que llegan a un relleno sanitario aportan a la emisión de gases de efecto invernadero como el Metano. Pero resulta que la industria ganadera es la principal fuente de emisiones de este gas hoy en el planeta, entonces sería un aporte mucho mas sustancial que dejara de consumir queso, y esto solo visto desde el punto de impacto medioambiental y no desde la arista ética que implica la industria animal.

Cuestionar el impacto ambiental de los productos que consumimos y preferir aquellos que sean orgánicos o ecológicos esta perfecto. Pero si esa preferencia implica consumir productos importados, fabricados al otro lado del mundo y con un monton de empaque dificil de gestionar en nuestro espacio geográfico, el esfuerzo pierde un poco el sentido. Mejor buscar alternativas locales, revisar bien la cadena de impacto y elegir la mejor alternativa que tengamos disponible.

Lo mismo con los productos veganos o a la “alimentación consciente”. Cuestionar el consumo de productos de origen animal y buscar alternativas sin ellos me parece perfecto. Pero si esa elección se traduce en solo en consumir alimentos super procesados, con envases que no se pueden gestionar, o basar nuestra alimentacion en productos de origenes super distantes a nosotros (lo cual implica todo el impacto de una importación), la causa pierde sentido. Si nuestra motivación son los animales, recordemos que ellxs viven en nuestro mismo planeta y que si nosotres, como especie, nos dedicamos a destruirlo, los animales también van a sufrir las consecuencias.

*

Con todo esto, mi invitación no es a no hacer nada por no poder hacerlo todo, sino todo lo contrario.

Con esta reflexión busco invitarlos a pensar fuera de la caja. A no centrarse en un solo problema a la vez, de forma separada, sino a verlos como un todo frente al cual podemos hacer algo importante

No es solo cómo consumes, sino tambien que consumes

No es solo donde compras, sino también a quien

No es solo el impacto del producto como tal, sino todo lo que hay detras y delante de ese producto también. De como impacta en el medio ambiente pero también de como nos afecta a nosotres y nuestra calidad de vida.

*

Sé que puede ser muy agobiante enfrentarse a todas estas preguntas, pero si no lo hacemos nosotres hoy, no habra quien lo haga mañana

Y nunca olvidar, nuestras decisiones de consumo son un acto político 🔥

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s