Cocinar desde cero, un gran paso al “zero waste”

Creo que ya lo he dicho en otras ocasiones, pero la cocina nunca fue mi fuerte. En el pasado, preparar algo que tomara mas de 30 minutos era un suplicio y la verdad nunca lo hice con demasiado amor, por lo que usualmente mis comensales no quedaban del todo contentos jajajaja.

Cuando me transforme en mamá, varias cosas cambiaron, entre ellas la forma de alimentar a mi familia (y a mí). De a poco aprendí a preparar cosas mas elaboradas, como sopas de verduras y guisos y de a poco fueron quedando de lado las pastas instantáneas hechas en el microondas (hay quienes tienen muy feos recuerdos de estos “almuerzos”). Además, en esta transición, empecé a frecuentar lugares mágicos, como las ferias libres (jajaja). Sin embargo seguí por mucho tiempo siendo muy amiga de los congelados, enlatados y otros “ados” que le quitaran tiempo a mi estancia en esa habitación indeseable.

Pero paso que, cuando decidimos emprender este viaje a un estilo de vida mas respetuoso, no pude sino aceptar que la cocina era aquel lugar del que mas desechos y basura salia y que había que hacer algo al respecto.

Lo primero fue evaluar nuestros hábitos de consumo (aquí otro post que podría ayudarte en esta tarea):

  • Que comíamos
  • Cómo lo preparábamos
  • Cómo y dónde adquiríamos los ingredientes.

Y mejorarlos:

  • Comenzamos a consumir productos de temporada, productos locales
  • Buscamos lugares donde pudiéramos encontrar algunas cosas a granel y empezamos a comprar en nuestros propios contenedores y bolsas reutilizables
  • Y principalmente, comenzamos a COCINAR DE CERO. 

Y que significa eso de Cocinar de Cero? Dejamos de adquirir “ados” y comenzamos a preparar nuestras comidas en base a alimentos frescos; de a poco fuimos evitando productos procesados y comenzamos a hacerlos en casa, como las colaciones (snacks) diarias, la salsa de tomates, las sopas (olvidando las de sobre), los caldos de verduras, y algunas otras cosas mas “complejas” como las hamburguesas (vegetales), entre muchas otras cosas… y después de un tiempo, evaluando lo fácil y rápido que es preparar algunas cosas v/s lo que valen en el mercado hoy pienso – “como voy a comprar esto si lo puedo hacer en la casa” –

Pero no, no fue siempre tan fácil. Fue mucha prueba y error, considerando mis limitadas capacidades culinarias y mi poco amor por la cocina. Mucho leer y preguntar, aquí el aliado principal es la curiosidad. Fue mucho tiempo destinado a la organización, que mas temprano que tarde se transformo en un nuevo habito. Fue, y sigue siendo, un reto, porque siempre hay algo nuevo que aprender. Pero para sorpresa de todos, fue una oportunidad para descubrir que no cocinaba tan mal, que ponerle cariño a la comida no era tan difícil y que además de evitar basura, cocinar de cero me permite saber exactamente que es lo que mi familia consume, sin sorpresas, lo cual me ha abierto un camino a una alimentación infinitamente mas saludable y mas consciente.

Toda esta pequeña gran modificación en nuestra rutina se fue traduciendo en no mas bolsas de compras, no mas bolsas de congelados, no mas latas de conservas, no mas cajas de jugos/leches/otros, es decir, menos desechos que reciclar, menos basura que descartar, menos componentes nocivos que consumir, menos recursos destinados a procesos industriales, traslados y almacenajes que normalizar y abalar

Hay mucho mas que solo un producto detrás de cada acción de consumo y de la cuál es importante hacernos conscientes y responsables también. Un simple cambio como Cocinar de cero, hace la diferencia ❤

***

De a poco les iré dejando algunas de las recetas que me acompañan en mi día a día, pero hoy quiero dejarles, de forma especial, la preparación casera de un “ingrediente” al cual estamos absolutamente habituados (al menos en Chile) y que sé les va a encantar ❤

foto-caldo.png

CUBOS DE CALDO DE VERDURAS

Ingredientes:

Para ir guardando y congelando:

  • Cáscaras y puntas de zanahoria
  • Corazones y cáscaras de cebolla
  • Corazones de pimiento
  • Hojas “feas” de cebollin
  • Tallos de cilantro o perejil
  • Otros restos de verduras a elección

Aliños*:

  • Jengibre fresco o en polvo
  • Cúrcuma fresca o en polvo
  • Semillas de mostaza
  • Pimienta entera o molida
  • Hojas frescas de cilanto, perejil, apio o albahaca
  • Comino en polvo
  • Tomillo seco o fresco
  • Clavos de olor
  • Canela

Preparación:

  1. Cuando tengas una cantidad considerable de restos congelados, poner en una olla y cubrir con agua.
  2. Agregar los aliños (revisar notas)
  3. Dejar hervir por unos 10 minutos a fuego medio.
  4. Dejar enfriar la preparación por completo (usualmente yo lo hago en la noche y lo dejo de un día para otro) y colar el liquido en un jarro.
  5. En una cubeta de hielo poner el liquido y llevar al congelador
  6. Una vez formados los cubos de caldo guardar en un frasco (para ahorrar espacio) y mantener en el congelador
  7. Utilizar los cubos de hielo directo en tus preparaciones 😀

Notas:

*Los aliños son opcionales y a elección. Esos son los que yo utilizo. Las proporciones también son a tu gusto.

El guardarlos en un frasco es por un tema de espacio. Si quieres dejarlo en la cubetera no pasa nada

Usualmente yo voy juntando mis restos en un frasco de vidrio grande, de 800 cc y cuando está lleno preparo el caldo

Esta preparación también sirve para hacer la base de una sopa o algún consomé :), ideal para los días de frío y la flojera.

 

Anuncios

4 thoughts on “Cocinar desde cero, un gran paso al “zero waste”

  1. Está super buena la idea, es algo que definitivamente tengo que probar. Cuesta de repente hacerse el tiempo para cocinar. A mi personalmente me gusta cocinar, inventar cosas, hacer mezclas e ir probando pero a veces entre el trabajo y los quehaceres opto por lo más sencillo y rápido. Y termino comprando cosas innecesarias. Pero de a poco vamos integrando esto de producir menos basura a la alimentación.
    Saludos 🙂

    Me gusta

  2. hola! me encanto la idea de los caldos de verdura, pero que hago con las cáscaras de los alimentos? porque sí, se cocina no y sé cómo invierte en caldo, pero no se desasen, entonces no entiendo qué hacer después con esos restos, saludos!

    Me gusta

    1. Hola Vale! Claro, los restos no se deshacen, solo le dan el sabor al caldo. Cuando los descartes pueden ser compostados y si no compostas aún, tendrán que ir a la basura 😦
      La idea es poder hacer un “ingrediente” nuevo en base a un desecho.
      Saludos!

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s