Algunos consejos para comenzar

Para muchas personas las frase “vivir sin basura” suena a algo imposible, solo alcanzable si eres un hippie asumido y vives en alguna zona rural, alejada de la civilización…

Para muchos otros, en cambio, es un estilo de vida que está tomando fuerza en pleno siglo XXI y justamente dentro de las principales urbes del mundo

Indistintamente de a que grupo pertenezcas (aun que asumo que si estás leyendo esto no lo ves tan imposible), hay algunos consejos que, para nosotros, fueron básicos en el primer momento y siguen siendo el fundamento de cada cambio que realizamos en busca de una vida de menos impacto para nuestro entorno

QUERER ES PODER

Este es el primer consejo, y desde una opinión muy personal, el MÁS importante. Como primer paso debemos estar muy convencidos de que QUEREMOS hacer este cambio, ya que será una decisión voluntaria y por la cuál no nos van a premiar ni mucho menos. Es muy importante entender y asimilar el POR QUÉ y PARA QUÉ lo estamos haciendo, así como también ser muy conscientes de que el planeta y la sociedad no van a cambiar al día siguiente por haber nosotros aceptado el reto, pero que nuestro cambio individual SI ES SIGNIFICATIVO y que da igual si 100 personas a tu alrededor no hacen nada, porque quizás, con tu ejemplo, algunas de ellas opten por un camino similar al tuyo en el futuro.

Si no estamos convencidos de que de verdad queremos hacerlo, es muy probable que todo se haga cuesta arriba y cada error o cada fracaso nos parezca que estamos en una labor imposible…es como todo en la vida, cuando le pones buenas energías a tus proyectos, NADA ES IMPOSIBLE

HACERNOS CONSCIENTES DE NUESTRAS ACCIONES

Parece un poco obvio, pero la mayoría de las cosas que hacemos en el día a día son parte de una rutina aprendida, a la cual le ponemos poco o nada de atención, salvo que algo salga mal. Hacernos conscientes de nuestras acciones implica hacer una revisión de esa rutina y cuestionarla.

Cuestiona lo que comes, cuestiona como te trasladas, cuestiona lo que usas, cuestiona lo que consumes…finalmente casi todo es eso, cuestionar QUÉ consumimos y CÓMO lo consumimos.

Y con cuestionar no quiero decir que encuentres que haces todo mal , NO! Simplemente es un ejercicio para evaluar si aquello que haces, que consumes, en tu día a día es realmente necesario, óptimo o podría ser mejor, desde la perspectiva a una vida con menos impacto ambiental.

Es un ejercicio que a primera lectura parece algo demasiado complejo, el truco es que no vas a cambiar tu vida completa en tan solo una hora :). Este es un ejercicio para hacer a diario, para tener presente cada vez que nos enfrentamos a una situación que queremos modificar (y que probablemente sirva para muchísimas cosas más en la vida)

Te invito a realizarlo en macro en una primera instancia. Haz una lista de todo eso que parece ser tu rutina diaria y evalúalo. De seguro aparecerán un montón de cosas para las cuales podría haber una mejor alternativa. Hazla, por ejemplo, cuando hagas las compras mensuales de la despensa, y plantéate formas de mejorarla, buscando alternativas locales, con empaques que puedas reciclar o reincorporar, o mejor aún, sin empaques! Busca alternativas a granel o de fabricación artesanal y lleva tus propios contenedores para adquirirlas.

Un cambio muy MUY simple que puedes hacer como primer paso, es evaluar la forma en que compras el pan, si es que lo consumes. Cambia ese super industrializado pan de molde, por pan fresco del día, hecho en una panadería cerca de tu casa y lleva tu propia bolsa de tela para comprarlo. O incluso mejor (entendiendo que para algunos puede ser una alternativa poco viable) haz tu propio pan! Dejaré la receta mas fácil del mundo aqui, para que lo intentes (mis respetos a los panaderos expertos del mundo, siempre es un placer consumir sus manjares)

RECHAZA, REDUCE, REUTILIZA, REPARA, REINCORPORA Y RECICLA

Definitivamente son muchas Rs, pero son las que deben ser tus mejores amigas si es que tu objetivo es vivir de forma mas respetuosa con nuestro planeta. Y ese es el orden en el que debes aprenderlas.

En Chile las Rs entraron de cola y desde hace un par de años que “nos enseñan” a que para ser mejores consumidores nuestro deber es Reciclar, pero muy poco se ha hablado sobre el resto de las alternativas. Los puntos limpios comenzaron a aparecer en muchos sectores de nuestra capital y poco a poco se han ido expandiendo hacia las demás regiones de nuestro país y obviamente me parece maravilloso, pero OJO, que reciclar es la elección que deberíamos escoger, cuando nada de lo anterior es factible. No quiero extenderme demasiado en este tema por ahora, para no desviar el foco de esta entrada, pero si lo que realmente buscamos es disminuir nuestros desechos e idealmente llevar la basura a cero, rechazar, reducir, reutilizar y reparar serán las palabras mágicas :). El reincorporar será la mejor alternativa para todos aquellos desechos que puedan volver al suelo (como los restos de comida por ejemplo) y reciclar la mejor alternativa para todos aquellos desechos que se desprendan de no haber podido usar ninguna de las 4 primeras Rs. Todo lo demás será basura, lo cual, sin dudas, es un error de diseño.

RECHAZA todo aquello que no se alinee con tus principios. La decisión de consumo es tuya y NADIE puede obligarte a adquirir o a hacer algo con lo que no estás de acuerdo. La frase – es que al final me lo traje en la bolsa de plástico para no dar explicaciones – la he escuchado infinitas veces, pero ¿y por qué? ¿Por qué asumimos que será un mal rato “dar explicaciones”? Si en la feria el casero se complica por tu bolsa de tela, un no, gracias muy amable no causa gran daño y seguro que el puesto de al lado tiene lo mismo. Dejemos el miedo, dejemos la vergüenza y actuemos, que solo así se logran los cambios!

REDUCE todo aquello que está demás. Aprendamos a consumir lo realmente necesario y dejemos de llenarnos de necesidades impuestas por el mercado. La experiencia me mostró que no necesitaba un anti-hongos, un limpiador en crema, un cloro liquido y otro en gel para limpiar el baño. Podía hacerlo todo con el limpiador en crema!! y mas tarde descubrí que el bicarbonato y el vinagre son maravillosos para la limpieza del baño y además de la cocina! Pero ¿para que contarnos eso? si nos pueden vender 5 productos diferentes para una misma necesidad real ¬¬

Como consumidores tenemos derechos, pero también deberes y ser curiosas/os respecto a cómo satisfacer las diferentes necesidades de nuestra vida es uno de esos deberes.

REDUCIR es la consecuencia de la curiosidad, porque a través del conocimiento adquirido nos daremos cuenta que mucho de aquello que consumimos por costumbre es innecesario y absolutamente evitable, lo cual nos llevará a ir necesitando cada vez menos.

REUTILIZA todo aquello que te sea posible. Busquemos en lo que ya tenemos soluciones para nuevos problemas o necesidades. Reutiliza un frasco de mermelada para guardar las legumbres en la despensa o para llevar el almuerzo a la oficina, reutiliza una polera rota para hacer un paño de sacudir, reutiliza una olla oxidada para plantar hierbas aromáticas en el balcón. Y prefiere aquellos productos que te permitan reutilizarlos muchas veces en contra parte a uno desechable, como una bolsa de tela para hacer las compras, cubiertos metálicos para llevar en el bolso o un guante de algodón para la ducha.

REPARA lo que esté dañado pero que aun tiene oportunidades! Reparar (al igual que fabricar tus propias cosas) es un acto máximo de rebeldía contra un concepto de mercado mal diseñado. 

Camufla el agujero de tu pantalón favorito con una tela estampada, retapiza ese antiguo sillón arañado por el gato, busca un técnico que revise tu lavadora, lleva a una tienda especializada tu celular al que se le quebró la pantalla (que tan obsoleto puede estar un teléfono en un año!)

REPARA en protesta contra la obsolescencia programada (te recomiendo MUCHO ver este documental), pero también consume consciente y prefiere productos de buena calidad cuya vida útil pueda ser mas prolongada y evitemos la industria de lo desechable

 

En todo lo anteriormente descrito, hay un gran elemento en común y, desde mi punto de vista, el gran responsable de que las cosas puedan funcionar mejor: EL CONSUMIDOR

SEAMOS CONSUMIDORES RESPONSABLES

La mayor cantidad (para no decir toda) de desechos, basuras y, por ende, potencial contaminación , se desprende de un acto de consumo.

Cuando nos alimentamos, cuando nos vestimos, cuando nos trasladamos, estamos siendo consumidores de un producto o un servicio, directa o indirectamente y es NUESTRA responsabilidad consumir de forma consciente si queremos un mundo mejor.

Decisiones como preferir productos locales y evitar aquellos que hayan tenido que trasladarse demasiados kilómetros; comprar en bolsas de tela o simplemente sin bolsas, rechazando aquellas bolsas plásticas desechables; reutilizar o adquirir botellas de larga vida útil para evitar comprar agua embotellada; Elegir vestirnos de materiales de origen vegetal, sin crueldad animal y rechazar aquella de fabricación esclava; Preferir productos cuyos materiales estemos seguros pueden ser reciclables al final de su vida útil; Trasladarnos a pie, en bicicleta o utilizar el transporte público, en vez de ir solos en un auto atochando calles…Son todas decisiones que nos corresponden y que MARCAN LA DIFERENCIA

~

Consejos simples que se ven complejos. Consecuencias complejas que parecen simples

 

Anuncios

One thought on “Algunos consejos para comenzar

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s